martes, 29 de junio de 2010

Misión Sucre o universidades (III)

Carlos J. Acosta

Una de las cosas que debemos reconocer en cada momento es que cuando escribimos no somos originales y que muy pocas cosas son paridas por nuestro cerebro. Lo que plasmamos en un escrito no es más que una sistematización de palabras que escuchamos, leemos o que surgen de la conversa con compañer@s y amig@s. Por tal motivo, siempre hemos planteado nuestro desacuerdo con la llamada propiedad intelectual, causando resquemor en todos los “intelectuales”, aún en aquellos que se asumen revolucionarios.
Esta sistematización nos permite hacer nuestra, frases como las de la compañera Nela, quien nos escribe desde la neblina londinense: “La escuela, la universidad y la vida no son más que la expresión de lo que ideológicamente construimos y construyen los que manejan el poder. ¿Dónde puede entonces radicar la diferencia entre los conceptos de conocimiento y aprendizaje? Sólo en la búsqueda de un nuevo contexto donde la horizontalidad puede permitirnos un diálogo de saberes, que destierre para siempre el valor de conocimiento = poder”.
Y nosotros, al igual que señala la amiga, también hemos visto: “… compañeras y compañeros que en silencio han ido descubriendo sus fortalezas para luego reforzarlas y convertirse en multiplicadores de reflexión, todo gracias a un facilitador enamorado de lo que hace, o de un maestro que vive la escuela como su propia vida”.
Precisamente por esto hablamos de Otra escuela que se convierta en un foro orgánico de autoorganización popular, donde el pueblo a través del diálogo de saberes encamine su proceso de liberación, asumiendo un compromiso de lucha desde su cotidianidad.
Por supuesto, que esto no puede surgir por generación espontánea. Se hace necesario construir ese facilitador de la emancipación comunitaria que facilite el trabajo de las comunidades.
Ahora bien, ¿Cómo construimos ese facilitador, ese ser que conjugue en si mismo el pensar y el hacer?
Nosotros pensamos que debe ser un intelectual orgánico gramsciano. Un pensador, soñador y constructor de sendas libertarias cuya práctica se inserte en la comunidad a la cual pertenece y que ha decidido asumirse como sujeto político de su propia autodeterminación.
Y cuando hablamos de este Intelectual Orgánico que debe fraguarse dentro de la experiencia de la Misión Sucre, nos referimos a un militante formado y comprometido con el proceso de cambios y transformaciones del país, que privilegie la participación protagónica de las comunidades en el diagnóstico de su problemática y en la ejecución y evaluación de sus proyectos, asumiendo en todo momento su autonomía política.
Para nada necesitamos formar agentes de la reproducción de los lazos sociales dominantes, y mucho menos actores de la reacción. Ahora, es urgente producir auténticos militantes de la transformación social que manejen el pensamiento crítico como compromiso de vida.
Lo contrario, no es más que continuar con esta nueva fábrica de reproductores de orden en que intentan convertir a la UBV.
Si continuamos con la política de aquel filósofo de las calles caraqueñas: “… como vaya viniendo, vamos viendo”, nos llenaremos de licenciados, doctores, profesores, incapaces de imbuirse de desobediencia, rebeldía e insurrección.
Por supuesto que se trata de una acción heroica como diría Mariátegui, y ésta no puede ser una adivinanza, sino que tiene que ser planificada desde la visión de Freire que nadie enseña a nadie y nadie aprende sólo. En otras palabras: elaborar un plan para construir un futuro deseado y no simplemente adivinado, cimentado en el protagonismo popular para la construcción de una sociedad irreverente y libertaria.
No debemos profetizar el futuro, debemos planificarlo en base a una nueva cultura política que se cimente en el protagonismo popular y la acción y educación liberadora
Entonces hablamos de Otra escuela con espíritu robinsoniano generadora de las bases para la construcción del Autogobierno Comunitario. Otra escuela que se encamine a la formación de hombres y mujeres con moral de productores y no con moral de esclavos. Otra escuela para la formación de un “nosotros socialista”, de un “intelectual colectivo”.

1 comentario:

  1. buenas tardes donde puedo encontrar la guia de contenidos de orientacion y acreditacion de la mision sucre por favooooooooor, en mi lade ano llegaron nunca. favor remitir respuestas a martha_7154@yahoo.es. gracias de antemano

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante...